85 Imágenes de tatuajes pequeños en la mano

¿Realmente te animas a realizar un tatuaje en tu cuerpo? Seguramente fue la pregunta que muchos hicieron al pionero cuando esté finalmente se decidió. Por gustos, por belleza, simbología, deber o lo que sea nuestro personaje se enfrentó a las agujas con entereza. Es que uno tiene que estar decidido a partir de voluntades muy propias, de ideas sumamente particulares. Lo que está claro es que el resultado puede llegar a ser maravilloso, convirtiendo nuestra epidermis en verdaderos lienzos con una obra de arte admirable. Como a veces las ideas no arrecian fácilmente, aquí te las presentamos una tras otra, además de muchas explicaciones. 85 imágenes de tatuajes pequeños en la mano. Delicadeza y estética en conjunto ¡Una nota imperdible!

Tatuajes pequeños para mujeres en la mano, dedos y muñeca

Y a las mujeres bien le puede quedar un tatuaje diminuto, un trazo escueto, de esos que se pierden en la epidermis, pero que, sin embargo, guardan hermosos sentidos. Porque a ellas históricamente se las ha construido como delicadas, gráciles, no es malo llevar adelante diseños que tengan esos rasgos. Hay una consonancia absoluta y los resultados son francamente maravillosos.

 

La polisemia(múltiples sentidos) suele aparecer muchas veces en los diseños. No solo por parte del espectador que no entiende, sino como juego propio de quien utiliza su piel como soporte. Sin embargo, a veces las palabras reducen eso y hacen que todo sea más directo.

Melómanos de todo el mundo, ya saben que hacerse en la piel para trasladar su pasión por la música. Pasar de lo efímero del sonido, de lo fugaz del ritmo, a lo concreto de la epidermis, a lo seco, someto de un trazo de tinta que se pierde en este caso en la tinta con una clave de sol.

¿Y las mariposas? Las mariposas son geniales porque hablan de la libertad y la felicidad. Así como nos maravillamos ante su existencia, cuando revolotean sin cesar, ahora todo eso puede estar en la muñeca y antebrazo, por ejemplo, recorriendo.

Un ancla es un elemento con una fuerza existencial terrible. Siempre sentimos que vamos de un lado a otro, que somos hojas de un viento que no dominamos y eso hasta tal punto que necesitamos fijeza, hacer pie en la tierra, buscar nuestro sitio. Un ancla en una muñeca, la mano o un dedo bien significan eso.

 

La geometría está presente en los diseños, aunque sus sentidos sean más estrambóticos. Un triángulo puede significar desde un lenguaje secreto, un disco de una banda o incluso, con sus ángulos, momentos de la vida para algunos: nacer, morir y renacer. Es indudable la maravilla de sus trazos y la belleza que exudan sobre todo cuando son delicados.

Un barco para alguien que no le gusta la excesiva fijeza, una persona que necesita deambular, porque reconoce que en esa labilidad está la posibilidad de conocer otros pensamientos, culturas, mundos y razones de ser. Somos tal vez muy curiosos para estar reducidos a nuestra caja de porcelana de la cotidianeidad. El barco significa eso.

Siempre los pájaros, al igual que las palomas, por su andar, su vuelo, incluso su falta aparente de directriz, simbolizan la libertad. Un movimiento que sacude los grilletes y cadenas, que da rienda suelta a todo. Siempre anhelamos un poco de libertad, sobre todo cuando la vida nos la retacea o escamotea.

Un avión bien puede significar lo mismo que un pájaro por su capacidad de vuelo, aunque bien también hace alusión a una vivencia particular tan importante que solo queremos recordarla una y otra vez. La memoria es frágil, pierde cosas, por eso es indispensable la concretud material, una piel como mojón para rememorar.

La religiosidad puede también ser manifestada en tinta y emplazada en la piel. No es una forma de irreverencia ni sacrilegio, sino simplemente tener el credo bien presente, tanto que no se pueda despegar materialmente de nosotros.

Asimismo, la existencia de iniciales son muy bellas y siguen cumpliendo la misma premisa que anunciamos: la estética de lo pequeño, casi infinitesimal. Una inicial de nombre propio, de un personaje de una serie favorita, de un familiar amado que ya no está, una mascota adorable o lo que tú decidas, querido lector.

Dar un salto de un dedo a otro, creando una armonía entre los diferentes diseños es una excelente posibilidad a la hora de tatuarse dedos o mano.

Tatuajes pequeños y grandes en la mano para hombre

En el hombre bien tiene otros rasgos los tatuajes. Pueden ser escuetos, pequeños, cuestión que no quita un ápice de belleza o grandes, ciclópeos, verdaderas obras de arte por su tamaño y complejidad. Lo mismo ocurre en el mundo de las mujeres: a veces hay que romper con ciertos estereotipos y animarse, ya que la tinta en la piel da lugar a diseños maravillosos.

La delicadeza en la mano de un hombre puede parecer contraproducente, pero no tiene que ser así ya en estos tiempos. Una flor es belleza, habla del nacimiento, de la fertilidad, aunque también puede ser una ponzoñosa, si es que queremos recordar malos momentos para no repetirlos nunca más.

El ancla fija, como ya lo venimos diciendo y más si es compartido con una pareja. Bien sabemos que dos de la misma especie pueden hacer alusión a un vínculo, a lo duradero, a un andar vagando y finalmente encontrar el sitio perfecto para recrearse y guarecerse el resto de las vidas.

Diseños polisémicos, de múltiples colores, con significados propios bien se pueden añadir a iniciales que dan cuenta de una totalidad. Lo simbólico junto con lo literal forman una muy buena pareja, además de la hermosura del diseño.

Esqueletos por aquí y por allá. Una necesidad de ver lo que somos por fuera de la carne, esa capa que protege, que camufla ¿Es que buscamos una esencia? Así es. El esqueleto muchas veces tiene esa simbología: lo que hay debajo de la apariencia, lo que se esconde tras el traje que tapa. El vernos también desnudos, el no estar cubiertos por nada, también pueden servir como apología a la sinceridad, lo no taimado, la escasez de dobleces y ornamento en la persona.

Las flores, sean del tamaño que sean, siempre son bellas. Hay una fuerte tendencia en los hombres a la realización de estos tatuajes, por mera estética o por sentidos que van desde la fertilidad hasta el mismo renacer.

 

Ya hablamos de lo escueto de la geometría hace poco, de los múltiples sentidos que pueden tener como el caso de estos triángulos hermosos superpuestos. Una idea increíble que por su delicadeza quedan muy bien en las manos, muñecas o incluso dedos.

Los tatuajes navieros siempre estuvieron en la moda. Decimos que siempre porque cuando no eran ni remotamente conocido, este arte comenzó a figurar en gente de vida errante y azarosa, como un marinero. Un ancla, un timón, una brújula o lo que sea son encantadores.

 

Y si buscamos libertad demos rienda suelta a las palomas. A su vuelo, a su andar. Fíjese que la imagen no las tiene estáticas, posando, sino en puro movimiento, que resulta ser la epítome de este animal, por lo menos para nosotros los seres humanos. Libertad es lo que queremos y hermosas en nuestras manos pueden quedar. A tanta fugacidad no le viene mal adosar cierto nivel fijeza.

Loading Facebook Comments ...

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *