Mechas californianas y Mechas balayage: imágenes, estilos y tendencias

Suele decirse que el cabello conforma el marco del rostro ¿Las conclusiones con semejante aseveración? Que buenas tonalidades pueden hacer resaltar la cara, que determinados contrastes le dan vida, que cierto brillo puede embellecer el rostro, entre otras afirmaciones que podemos realizar. En el siguiente posteo te planteamos un tópico dicotómico para algo que está muy en boga: la coloración de las mechas ¿Es mejor un estilo balayage que un californiano? ¿Tienen diferencias realmente importantes? ¿Uno es potencialmente más masivo que el otro o, mejor dicho, tendencia? Aquí te contaremos todo al respecto como siempre para que te informes, aprendas y, naturalmente, pruebes con tu propio pelo.

Imágenes de mechas californianas

Las mechas californianas, según especialistas, son una invención que se remonta a la década del 70 ¿El nombre? Precisamente por el lugar y el lugar, valga la redundancia, por su clima de playa, sol, arena y todo lo atinente que pensamos en climas calurosos. El estilo californiano en las mechas lo que quiere realizar, ergo, es una especie de imitación del brillo del sol justamente en el pelo. Tenemos esas claridad potente, esa luminosidad que realza el rostro de una manera maravillosa. Tal vez una diferencia sustancial con el estilo balayage es que éste es más armonioso, busca una mayor coherencia en las tonalidades del pelo; en cambio, el californiano juega un poco más con el constraste existente entre la raíz y lo que es de la zona media a las puntas de la melena.

Ahora bien, el lector tal vez se sorprenda, porque cuando vea imágenes de ambas tendencias las diferencias serán mínimas, para no decir nulas en algunas ocasiones. Es que las californianas que están de moda juegan con un constraste menor y apelan muchísimo a esa mezcla perfecta de la tonalidad ceniza, el plateado y el marrón, todo en diferentes capas y quedando hermoso.

Reflejos, baños de pigmentación y coloración, utilización de henna para corregir reflejos; es todo lo que está en boga hoy en día a la hora de dejar bien hermosas las mechas de los cabellos de las mujeres (y aquellos hombres que no se amedrenten ante tales gustos).

 

Las mechas californianas han llegado para quedarse, es parte de lo más utilizado en cuestión mechas para mujeres y esto es sustantivo: no es un coto reservado de féminas jóvenes. Es decir, naturalmente estas últimas son las que más se animal; sin embargo, las entradas en años pueden introducirse, siempre teniendo en cuenta que la coloración va a depender de la angulación del rostro, del color de la piel, la textura de la misma melena, etc. En sí las mechas californianas dan calidez, jovialidad y son fáciles de conservar, no apelando a la peluquería en cortos períodos de tiempo; acompañan muy bien el crecimiento del pelo y no se pierde el trabajo hecho. Lo repetimos: las californianas ya no son uniformes, sino que trabajan con mechones, decoloración y todo bajo las leyes de un muy buen degradado. Asimismo, en los últimos tiempos, como la moda se transfigura, esos efectos que hablamos no se han circunscrito a los colores clásicos, sino que podemos observar tonalidades sumamente llamativas como el rojo, el azul, verde y mucho más (las imágenes muestran algunos buenos ejemplos al respecto).

Dos colores o más de pelos siempre viene bien a la mujer, ya que otorga juventud, belleza, luminosidad y, sobre todo, complejidad ¿Qué queremos decir con este vocablo? Básicamente una mayor riqueza de coloraciones, lo que permite, sobre todo, que las miradas propias y ajenas no se cansen de mantener una manera o estilo por un tiempo un poco más prolongado. Recapitulando: las californianas se vislumbran espectaculares sean en cabello de naturaleza oscura, castaño o rubio. Asimismo, las diferencias de dimensiones en la longitud no hacen variar nada y consiguen efectos sumamente positivos.

Imágenes de mechas balayage

El balayage es una técnica más moderna, de la década del 90 y oriunda de Francia,  que busca similares objetivos que la mecha californiana: otorgar el brillo del sol a la melena. Tal vez, en un principio (y solo eso, en papel, digamos) el objetivo es una mayor uniformidad en el cabello, ya que si tenemos en cuenta el mismo vocablo balayage significa algo así como barrer, modificar para conseguir un nuevo look más luminoso y perfecto. Es un largo proceso, porque la idea es que emules un color brillante, de ahí que sea espectacular sobre todo en el verano, que solemos tener el rostro un poco más quemado por la constante exposición al astro rey. Por otro lado, es importante saber que el balayage busca un poco más la conjunción de tonalidades y que no se utilizan papeles de aluminios para semejante técnica, lo cual suele ser un alivio para más de una persona.

 

Estamos hablando de un estilo de mechas que da jovialidad, aunque el californiano busque un poco más de ruptura y el balayage la uniformidad o continuidad. El sol es siempre vida, y qué mejor que tu cabello se vea pletórico de vitalidad, firmeza, grosor y, para colmo, muy pero muy lindo ¿ Cómo se asegura tamaña técnica? El estilista decolora y degrada un mechón determinado del cabello, por lo general cubierto con algodones o algún otro material para que no manche la melena restante. Luego se lo cubre con un film transparente y se lo deja actuar durante un buen tiempo.

Otra de las grandes diferencias de este estilo francés con el californiano es que no se ha modificado tanto en el tiempo. Es más: podemos afirmar que termina siendo una tendencia bella y más sobria justamente por ello. Las coloraciones siguen siendo ceniza, pastel, plateado leve o marrón, dependiendo de la tonalidad natural de tu cabello, lo cual abre bastante bien el espectro etário pasa su uso. Realmente no queda mal una mujer grande con este estilo, totalmente de moda en el verano del hemisferio norte y que tiene una potencialidad similar para la época estival del sur dentro de unos meses.

A priori, el californiano en su estilo es más impactante, generador mayor de rupturas, de ahí que según los especialistas tenga una índole poco natural. Sí, a veces no es que queremos pasar desapercibidos con el flamante look, pero tampoco ser un foco de atención, algo que llame tanto o demasiado la mirada de cualquier persona que nos rodeee. En ese sentido el balayage es más formal, natural, armonioso y puede que agrade más a esas mujeres que sienten que le falta un poco de brillo, que les es indispensable un realce del rostro; aunque nada que sea demasiado exagerado. Y eso es importante, porque el estilo californiano con el tiempo ha seguido dos grandes vías: una que se confunde por su uniformidad casi con la forma francesa; y otra sumamente provocativa, abrupta, con colores sobremanera llamativos, que apela a un público de marcada juventud. Por eso siempre, si es que quieres algo bien sobrio, solemos recomendar el balayage.

De todos modos, querida lectora (o lector), tú sabrás que te sienta mejor: el estilo clásico o lo que es un poco menos convencional, que por lo general se asocia a la juventud. Con el tiempo, las californianas, que de antiguo no tienen nada, se han adaptado a una degradación menor, haciéndose muy similares a las francesas.

Loading Facebook Comments ...

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *