Imágenes del cuerpo humano: órganos y sistemas

El cuerpo humano es una maquina compleja, llena de funcionalidades y realizaciones que a las personas puede sorprender, además de instruir. A continuación presentamos información e imágenes del cuerpo humano: órganos y sistemas. 

Órganos del cuerpo humano

Un órgano, cuya palabra en latín quiere decir “herramienta” es una agrupación de diversos tejidos que conforman una unidad o todo estructurado, encargado de una o varias funciones específicas en todo organismo pluricelular, en este caso el hombre.

¿Cuántos órganos tiene el cuerpo humano? Esa es una cuestión de absoluto debate, porque los huesos son los que marcan la diferencia: el recuento generalmente aceptado es de 78, pero si se añaden cada uno de los huesos pasan a ser 284 órganos. A continuación, sin embargo, presentamos los principales órganos del cuerpo humano.

Cerebro

Este órgano es el núcleo del sistema nervioso, situado en la cabeza y cerca de los principales órganos de los sentidos. Es el encargado de regular el conjunto de funciones corporales a través del envío de señales nerviosas que rigen el resto de los órganos y sistemas. Se puede decir que este órgano permite la vida misma y la realización de cualquier tipo de conducta. La percepción, el movimiento y cualquier tipo de desarrollo intelectual lo posibilita el cerebro.

Médula espinal

La médula espinal es una larga estructura cilíndrica, localizada en el conducto vertebral y dedicada a transmitir los impulsos nerviosos a los treinta y un pares de nervios raquídeos. Es decir, comunica el encéfalo con el cuerpo mediante dos funciones claras: la aferente, en la que las sensaciones del tronco, cuello y extremidades  van hacia el cerebro; y eferente, en sentido inverso, ya que el cerebro ordena realiza a los órganos efectores determinada acción.

Corazón

Este órgano es el principal del sistema circulatorio. En la mayoría de los animales vertebrados, incluyendo el ser humano, es un órgano muscular hueco, de paredes gruesas y contráctiles, que funciona como una especie de bomba aspirante e impelente. Ese bombeo lleva la sangre a diferentes partes del organismo, con oxígeno y nutrientes que permiten la supervivencia de cada parte y naturalmente del todo.

Pulmones

Los pulmones son la estructura anatómica principal del sistema respiratorio, ubicados en la caja torácica, a ambos lados del mediastino. La principal función es la obtención de oxígeno del medio ambiente para permitir la respiración celular, a la vez que elimina el dióxido de carbono y otros residuos generados en el mismo funcionamiento del cuerpo. Poseen tres caras: mediastínica, costal y diafragmática. Además, lo irrigan las arterias branquiales y las arterias pulmonares le llevan sangre para su oxigenación.

Estómago

El estómago es la porción del tubo digestivo situada entre el esófago y el intestino. En los seres humanos se ubica en la región superior izquierda del abdomen, por debajo del diafragma. Es una especie de cámara distensible, en donde se mezclan y almacenan los alimentos ingeridos transformados en quimo, a partir de la acción de los jugos gástricos. Estos se van vaciando en pequeños intervalos hacia el duodeno gracias a los movimientos peristálticos Finalmente, se lo puede dividir al estómago en cardias, fundus, cuerpo y píloro.

Páncreas

El páncreas forma tanto parte del aparato digestivo como del endocrino. Se halla en la cavidad abdominal, justo detrás del estómago. Como glándula endocrina secreta al torrente varias hormonas importantes como insulina, glucagón, polipéptido pancreático y somatostatina. Como exocrina envía jugo pancreático al duodeno a través del conducto pancreático, una sustancia con bicarbonato que neutraliza los ácidos que ingresan al duodeno a través del estómago y enzimas digestivas que descomponen carbohidratos, proteínas y lípidos de los alimentos.

Intestinos grueso y delgado

El intestino es la porción del tubo digestivo que se halla entre el estómago y el ano. Su función principal permite la supervivencia del ser humano, ya que absorbe los nutrientes y el agua que se ingiere durante el proceso de alimentación. Para esto último los intestinos cuentan con vellosidades con pliegues y desde aquí las sustancias de los alimentos pasan directamente a la sangre y la linfa a través de los mismos vasos. El intestino delgado está conformado por el duodeno, yeyuno e íleon; el grueso por el ciego, apéndice vermiforme, colon ascendente, colon transverso, colon descendente, colon sigmoideo, recto y ano.

Riñones

Los riñones son los órganos principales del sistema urinario humano. Su función es vital y diversa: excreción de desechos a través de la orina; la regulación del equilibrio del medio interno del organismo, controlando el volumen de los líquidos extracelulares, la osmolaridad del plasma sanguíneo, el balance de electrolitos y el pH del medio interno; y la fabricación de hormonas como la eritropoyetina que regula la producción de glóbulos rojos en sangre y la renina que controla la presión arterial. Se ubican en la parte posterior del abdomen, a ambos lados de la columna vertebral.

Timo

El timo es un órgano linfoide y especializado en el sistema inmunológico. Aquí maduran las células T, las cuales son imprescindibles para el sistema inmunológico adaptativo, que es el lugar en donde el cuerpo se adapta a los invasores externos. Está compuesto este órgano por dos lóbulos, ubicados anatómicamente en el mediastino, enfrente del corazón y detrás del esternón.

Bazo

El bazo forma parte del sistema linfático y es el centro de actividad del sistema inmune. Facilita la destrucción de glóbulos rojos y plaquetas caducas o viejos, durante el período fetal participa en la producción de hematíes nuevos y cuenta con una forma aplanada, situada en el cuadrante superior izquierdo del abdomen. Este órgano cuenta con una importante vascularidad, por lo que con una lesión se puede sufrir un sangrado interno letal.

Vejiga

La vejiga es un órgano hueco, músculo-membranoso, que forma parte del tracto urinario y que recibe la orina de los mismos uréteres. Aquí se almacena esta sustancia de desecho y se expulsa a través de la uretra al exterior durante la micción. La vejiga está ubicada en la excavación de la pelvis. Un dato curioso es que cuando está llena adquiere una forma esférica y cuando está vacía se asemeja a un tetraedro.

Ojo

El ojo es un órgano visual que detecta la luz y la convierte en impulsos electromagnéticos que viajan a través de las neuronas por el nervio óptico. Con ellos el ser humano percibe imágenes a través de estímulos lumínicos, siendo posteriormente procesadas por el mismo cerebro.

Oído

El oído es un órgano sensorial que permite percibir sonidos, formando el sentido de la audición, además también de encargarse del equilibrio. Para su estudio se puede dividir en oído externo, medio e interno. Las membranas del tímpano captan las ondas sonoras, esa señal mecánica debe transformarse en el oído interno en impulsos nerviosos y estos llegan al cerebro por medio del nervio auditivo para ser procesados en la misma corteza cerebral.

Nariz

Esta protuberancia es el órgano del olfato y la entrada del sistema respiratorio. Es decir, este órgano permite la detección de aromas diversos, permite la introducción de oxígeno y la expulsión del dióxido de carbono, por más que también se puede hacer con la boca. Es también un filtro de microorganismos y calienta el aire que se introduce en el cuerpo.

Lengua

La lengua es un órgano muscular móvil situado en el interior de la lengua. Sus funciones son muy versátiles: ayudan en el proceso de ingesta de alimentos, nos permite comunicarnos oralmente; pero también sus papilas gustativas posibilitan captar los sabores de todo lo que toque esa zona. Para que esto suceda, la lengua debe estar ampliamente inervada e irrigada.

Clítoris

El clítoris es un órgano genital femenino cuya función es proporcionar placer sexual a la mujer. Su punta asoma en la parte superior de la vulva, pero se extiende en el interior de los labios mayores, el perineo y rodea el tercio inferior de la vagina. Un dato curioso es que el clítoris y el pene surgen a lo largo del desarrollo a partir de la misma estructura y ambos pueden erectarse.

Ovarios

Situados por encima de las trompas de Falopio, los ovarios son órganos sexuales femeninos que también forman parte del sistema endócrino. Estas son las estructuras pares con forma de almendras en la que se producen y desarrollan los óvulos, así como uno de los principales productores de estrógenos y progesteronas en la mujer.

Útero

Este es el mayor de los órganos del aparato reproductor femenino, órgano de gestación que también puede entenderse como una matriz. Está formado principalmente por tejido muscular y endotelial. Aquí no solo se desarrolla el potencial bebé, sino que también recibe alimento y oxígeno a partir de su gran cantidad de vasos sanguíneos.

Pene

El pene es uno de los principales órganos masculinos existentes. Es un elemento eréctil que posibilita la cúpula al llenarse de sangre sus cuerpos cavernosos y la transmisión de semen hacia el exterior. Además este órgano sirve para la excreción urinaria.

Testículos

Los testículos son los órganos glandulares que forman la parte más importante del aparato reproductor masculino. Estas gónadas masculinas son productoras de espermatozoides y de la hormona sexual como la testosterona. Son dos, se hallan en la región perineal tras la base del pene y en el interior de la bolsa escrotal. Como en el resto de los mamíferos, en el hombre los testículos proceden del interior de la cavidad abdominal.

Próstata

La próstata es un órgano glandular del aparato reproductor masculino. Con una forma de castaña, ubicado en frente del recto, debajo y a la salida de la vejiga urinaria, ejerce presión para que el semen sea expulsado por la uretra al exterior y también tiene la capacidad de cerrar el paso a la vejiga para impedir que libere su contenido durante el coito. Los conductos deferentes son los que conectan a la próstata con los testículos, los cuales ascienden a un nivel más alto de la vejiga para evitar que la orina contamine al escroto.

Piel

La piel es la cubierta externa de los animales vertebrados y uno de sus órganos más importantes, además de ser el más visible. Es un órgano adaptable y flexible, muy importante para nuestra supervivencia. Se le puede atribuir funciones diversas: rodea al organismo protegiéndolo del medio que lo rodea, mantiene íntegras las estructuras internas del cuerpo, es un órgano sumamente sensorial ya que sus terminaciones nerviosas actúan como receptores de tacto, presión, temperatura y dolor; además colabora contra la deshidratación y ayuda en la excreción de toxinas mediante las glándulas sudoríparas.

Huesos

Los huesos son órganos rígidos que forman el endoesqueleto de los seres humanos. Ayudan en el sostén del cuerpo, protegen órganos sensibles como el cerebro, hacen posible el movimiento al servir como lugar de inserción de músculos y producen células que forman parte de la sangre. Su totalidad, que es un conjunto organizado, se denomina esqueleto. Los huesos son estructuras muy complejas, ya que están formados por tejidos óseos, el periostio y superficies articulares con componentes cartilaginosos. Finalmente, en su interior se halla la médula ósea, además de contar con vasos sanguíneos y nervios que irrigan la misma estructura.

Músculos

Los músculos, de diversa naturaleza y tamaño, son estructuras o tejidos existentes que tienen la capacidad de generar movimiento al distenderse y contraerse. El tejido que lo compone es tejido muscular, formado por células especializadas llamadas miocitos que aumentan o disminuyen su longitud cuando son estimuladas por impulsos eléctricos, dimanantes del sistema nervioso. Existe el estriado vinculado a los huevos, el cardíaco y el liso relacionado a órganos internos.

Dientes

El diente es una estructura anatómica calcificada ubicada en la cavidad oral, cuya función es la prensión del alimento. Si bien pueden funcionar como elementos defensivos ante un peligro exterior (en otros animales y en el hombre primitivo), es claro que su objetivo es preparar la comida, en su trituración, para que pase por las diferentes etapas del mismo sistema digestivo. Los mismos exhiben distinta dureza y densidad.

Sistemas del cuerpo humano

El cuerpo humano es una estructura compleja, que va de las células a los tejidos, de los tejidos a los órganos y estos, cuando tienen una funcionalidad en conjunto, a los mismos sistemas. Son múltiples estos últimos y a continuación se los presentan.

Sistema nervioso

El sistema nervioso se encarga de enviar los impulsos nerviosos a todo el cuerpo; es decir, es un conjunto de células encargadas en la conducción de señales eléctricas. Todo esto permite funciones del control voluntario del movimiento, la toma de decisiones conscientes, el pensamiento, la memoria y otros aspectos cognitivos.

Sin embargo, además de ser el responsable de que seamos conscientes del exterior y de nosotros mismos, el sistema nervioso también se encarga de acciones que no se refieren a la voluntad: reflejos, transmisión de información nerviosa mediante las neuronas o el mismo latido del corazón.

Este sistema se lo puede dividir en dos: el sistema nervioso central constituido por el cerebro y la médula espinal; el sistema nervioso periférico edificado por nervios que se esparcen en todo el organismo.

Sistema endocrino

El sistema endocrino es el conjunto de órganos y tejidos del organismo que secretan sustancias denominadas hormonas. Las hormonas, que son una suerte de mensajeros químicos, son liberadas al torrente sanguíneo y regulan algunas funciones del cuerpo muy alejadas desde el lugar en donde fueron producidas.

Algunas de las funciones que lleva adelante el sistema endocrino son el metabolismo, el crecimiento del organismo, el desarrollo y funcionamiento de los órganos sexuales y hasta aspectos de la conducta humana. Los órganos endocrinos son las glándulas, las cuales presentan carencia de conductos, elevada irrigación sanguínea y vacuolas intracelulares que almacenan las hormonas.

Sistema circulatorio

El sistema circulatorio está constituido por un flujo denominado sangre, conductos variados  (arterias, venas y capilares) y una bomba impulsora que es el corazón. Este sistema es de vital importancia en el hombre, ya que en el mismo viajan nutrientes extraídos de la comida y el oxígeno (hemoglobina en los glóbulos rojos) captado del aire, vital para el mantenimiento de todo el organismo humano. Se puede añadir como funcionalidad el transporte de hormonas, productos de desecho del riñón y hasta proteger al organismo frente a las agresiones de bacterias y virus.

El corazón posiblemente sea el órgano principal de todo el sistema, ya que es el que permite su movimiento. De hecho, sus distintas cavidades impide que las sangres de las venas se mezcle con la de las arterias. La primer sangre es rica en dióxido de carbono porque es la que retorna al corazón luego de pasar por los distintos tejidos del cuerpo; la segunda en oxígeno porque es la que se dirige del corazón a los tejidos.

Sistema digestivo

El sistema digestivo hace referencia al conjunto de órganos encargados del proceso de digestión, es decir, la transformación de los alimentos para que puedan ser absorbidos y utilizados por las células. Las funciones principales son: transporte de alimentos, secreción de jugos digestivos, absorción de nutrientes y excreción mediante la defecación. Los glúcidos, lípidos y proteínas de los alimentos por medio de las enzimas digestivas se pueden convertir en elementos más sencillos, así pueden ser transportados en sangre y ser incorporados.

El camino comienza por la boca que mastica el alimento, luego pasa por el esófago hasta llegar al estómago. Allí la comida se convierte en quimo mediante las sustancias gástricas. El paso siguiente es pasar por el intestino delgado y grueso, en donde los pliegues vellosos adquieren los nutrientes. Finalmente, el desecho, pasa por el colon, ciego y recto, para luego ser defecado.

Sistema respiratorio

El sistema respiratorio hace alusión al conjunto de órganos encargados del intercambio de gases con el medio ambiente. Ese intercambio gaseoso se puede simplificar diciendo que se capta el oxígeno y se elimina el dióxido de carbono.

El oxígeno es introducido al torrente sanguíneo para que la sangre lo lleve a las células y se pueda producir la respiración celular y el metabolismo. El dióxido de carbono es el efecto de estos procedimientos celulares, por lo que es extraído de la sangre y expulsado a través de los pulmones y el resto del sistema respiratorio.

Este es un proceso semirreflejo, es decir, solo puede ser controlado en parte. Este sistema está constituido por las fosas nasales, boca, faringe, laringe, tráquea y pulmones. A su vez, los pulmones, en tanto principal órgano del aparato respiratorio, constan de bronquios, bronquiolos y alveolos pulmonares.

Sistema excretor

El sistema excretor son una batería de órganos encargados en la producción, almacenamiento y expulsión de desechos. Esas sustancias habían sido introducidas por la comida o los procesos metabólicos. Este sistema para realizar la eliminación pertinente posee dos vías: por un lado mediante las glándulas sudoríparas, en donde residuos y patógenos se eliminan mediante el sudor; por otro lado a través de los riñones, los cuales filtran sangre (las nefronas) y extraen lo que puede ser tóxico, formando así la orina.

La orina, formada en los riñones, es transportada a los uréteres, una especie de túbulos, hasta la vejiga urinaria. Aquí es donde se almacena y luego es expulsada por la uretra gracias a la actividad de la micción.

Sistema reproductor

El sistema reproductor refiere al conjunto de órganos cuyo funcionamiento está relacionado con la reproducción sexual, la actividad sexual y la misma síntesis de hormonas sexuales.

Hay una diferencia de morfología en función del sexo. Los hombres tienen genitales internos como testículos, epidídimo, conducto deferente, vesículas seminales, conducto eyaculatorio, próstata, uretra y glándulas bulbouretrales; externos son el escroto y el pene. Las mujeres poseen una vulva, con un clítoris, labios mayores, labios menores y uretra; genitales internos son ovarios y útero o matriz.

Sistema muscular

El sistema muscular lo forman los distintos músculos del cuerpo humano, siendo a veces considerados únicamente como parte de este sistema los esqueléticos, es decir, aquellos controlados de forma voluntaria por el organismo vivo y cuya función principal es la misma movilidad producto de estímulos eléctricos procedentes del sistema nervioso.

Sin embargo, otros especialistas también tienen en cuenta al músculo cardíaco y a la musculatura lisa que se encuentra en los órganos como el intestino y el estómago. Estos últimos son automáticos en su contracción.

Sistema esquelético

El sistema esquelético está compuesto por el conjunto de huesos humanos que conforman su estructura. El adulto consta de un total de 206 huesos. Está formado por tejido óseo y cartilaginoso, representando el 12 por ciento del total del peso del cuerpo humano.

Los huesos no solo ayudan el el sostén y locomoción humana, ya que fabrican células sanguíneas y son un sustantivo almacén de calcio.

Sistema inmunológico

El sistema inmunológico es un conjunto de elementos y procesos biológicos en el interior de un organismo que permite mantener la homeostasis o equilibrio interno frente a las agresiones externas. Es decir, se encarga de la defensa del organismo frente a patógenos como virus, bacterias y otros elementos perniciosos para el cuerpo.

Se identifica a los intrusos, se los persigue, se los ataca y se los elimina mediante los glóbulos blancos. Estos últimos son fabricados por los ganglios linfáticos, el timo, bazo y la médula ósea.

Sistema linfático

El sistema linfático es una estructura anatómica que transporta la linfa, por lo que guarda algunas similitudes con el circulatorio por más que no haya flujo de sangre. La linfa es un líquido transparente que recorre los vasos linfáticos, pero no hablamos aquí de un circuito cerrado: se inicia en los tejidos corporales, continúa por sus vasos, haciéndose más grandes hasta que se llega al conducto torácico o el conjunto torácico derecho y ambos desembocan en el sistema venoso, en el punto de unión de la vena subclavia y la vena yugular interna.

Esta es la segunda red de transporte de líquidos corporales y la linfa se produce a partir del exceso del líquido que sale de los capilares sanguíneos al espacio intersticial (espacio entre células).

Sistema tegumentario

El sistema tegumentario está constituido por el órgano más extenso del cuerpo humano: la piel. También se puede añadir el vello y las uñas. Su función radica en la protección de los agentes externos, además de permitir una constancia en la temperatura.

Loading Facebook Comments ...

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.