Imágenes para enviar el Día de la Mujer

Las mujeres deben luchar por una igualdad que se conquista, pero que en muchos aspectos sigue siendo escueta. Más que una celebración, su día es una llamada a la lucha por el reconocimiento. Te presentamos imágenes y frases para enviar en el Día Internacional de la Mujer. 

Frases para las mujeres en su día

  • Si dejas salir tus miedos, tendrás más espacio para tus sueños.
  • No dejes nunca que te digan qué puedes hacer y qué no; nunca lo permitas.
  • Memoria selectiva para recordar lo bueno, prudencia lógica para no arruinar el presente y optimismo desafiante para encarar el futuro.
  • Una mujer es la esperanza, el futuro y los sueños de las personas, pues ellas son la mejor creación de Dios.
  • Cuando la vida se ponga dura recuerda que eres la persona más fuerte del mundo para alguien.
  • Justicia y amor es lo que describe a las mujeres, pues ellas aman de corazón y son justas de alma.
  • No importa lo que piensen de ti; tú te tienes que saber por siempre única.
  • Anda con naturalidad caminando, ilusionada con lo que vas a ser y haz que esas ilusiones, mujer, se conviertan en realidad.
  • No tengas miedo y no te quejes de las malas experiencias; ellas serán tu mejor maestra en esta vida siempre.
  • Confía en ti misma y actúa por ti misma: la imitación a veces suele ser un suicidio.
  • La mujer que tiene su propia vos es una persona fuerte, poderosa; el reto siempre será encontrar esa voz.
  • Cualquier logro inicia en el mismo lugar: en tu mente.
  • Nos dijeron que no podíamos cientos y miles de ves. Queda en nosotras demostrar no solo que podemos, sino que somos aún mejores que ellos.
  • La igualdad llegará cuando una mujer tonta pueda llegar casi tan lejos que un hombre tonto.
  • En lugar de dejar que tus fracasos y errores te desalienten, deja que te inspiren.
  • Todas tenemos una mujer maravilla dentro de nosotras.
  • Sabes mujer que vas al camino del éxito incluso cuando en tu trabajo no te paguen bien, si las ganas y la paciencia siempre están presentes.
  • Nunca se debe gatear cuando se tiene impulso para volar.
  • Solo se vive una vez, pero si lo haces bien, una vez es más que suficiente, mujer.
  • Haz una cosa que te dé miedo y si sigue el temor vuelve a hacerla.
  • Soy mujer, soy fuerte, son dedicada, soy invencible.
  • Las mujeres deben intentar hacer las mismas cosas que el hombre. Cuando fallan, su fracaso no puede ser más que un aviso para todas las demás, pero nunca una negación del intento.
  • Nadie puede sentirse menor, poca cosa, si esa misma persona no da consentimiento para ello.
  • La mujer no debe entender, la mujer debe desafiar. No debe reverencias una construcción femenina idílica, sino romperla, si es opresiva, con sus sueños.
  • Olvídate de la vida rápida mujer. Si realmente quieres soñar, en algún momento debes volar.
  • Amo ver una mujer joven salir y agarrar al mundo por las solapas. La vida es mala a veces, por eso tienes que salir y patearle el culo.
  • Hagas lo que hagas, sé diferente. Ese fue el consejo que me dio mi madre y no puedo pensar en un mejor consejo para una emprendedora. Si eres diferente te destacarás.
  • La pregunta para una mujer no es quién va a dejarte, sino tendría que ser quién va a detenerte.
  • Soy una mujer que no tiene miedo a las tormentas, porque estoy aprendiendo a navegar mi barco.

Imágenes para felicitar el Día de la mujer con frases

Si quieres celebrar y felicitar a las múltiples mujeres que rodean tu vida, nada mejor que estas imágenes hermosas para el Día de la Mujer con frases reflexivas. 

Tarjetas del Día internacional de la mujer

A continuación te dejamos unas bellas tarjetas del Día Internacional de la mujer 2019. 

La lucha de la mujer por la igualdad de género

La lucha de la mujer por la igualdad lleva décadas y décadas. Es que la dominación masculina es algo sumamente arraigado, a tal punto que algunos sociólogos y antropólogos se atreven a hablar de un sometimiento universal ¿Realmente existieron los matriarcados? La hipótesis es compleja, porque las civilizaciones estudiadas más recientes suelen de todas maneras presentar al hombre con el poder tras bambalinas.

Sea como sea, la lucha de la mujer por una igualdad de derechos es algo imperioso, por más que pasen los años y las sujeciones se modifiquen (hayan concesiones de un poder tan complejo de definir a veces). Es que si hablamos de dominación masculina no se debe llegar a pensar en el hombre simplemente contra la mujer, sino una configuración determinada con subjetividades construidas. Y el hombre, aunque no se crea, también sufre en tales circunstancias, ante una identidad sustancializada que a veces no se puede completar ni alcanzar (un hombre que no realiza actividades viriles es poco hombre; por ejemplo, que no sepa manera un vehículo).

¿La igualdad se puede hallar? La igualdad debe practicarse para que una mujer tenga los mismos derechos laborales, para que su punto de acceso no sea su belleza o su único poder una intuición escasamente racional; para que se la piense igualmente capaz de desarrollar cualquier actividad rompiendo con la división sexual del trabajo; para que ninguna psicología reflexione sobre ella como un ser que desea parecerse al hombre y para que cuente con las mismas potencialidades que el último (ni hablar de la violencia de género). Es una lucha larga y, en ese sentido, la igualdad no es ser idéntico a lo masculino, sino diverso: diferencias dentro de un plano de simetría, pero diferencias al fin.

El origen del 8 de marzo

Muchas veces se suele confundir el origen del Día de la Mujer, porque como jornada internacional fue erigida en 1972 por la Asamblea de las Naciones Unidas, aunque se hizo efectiva tres años después. Años antes,  en 1909, en Estados Unidos, trabajadoras de raigambre socialista hicieron sentir su poder (congregaron 15 mil personas). Fue una marcha en la ciudad de Nueva York, en la que se pedía la reducción de la carga horaria en el trabajo, mejores salarios y derecho a voto.

Sin embargo, no todo se acaba ahí, ya que en pleno siglo XIX, las mujeres ya supieron tener un mínimo de organización para reclamar condiciones de mayor igualdad y, en una historia cruenta, encontramos la verdadera génesis de la jornada. Un 8 de marzo de 1857, trabajadoras de la industria textil, también de Nueva York, diagramaron una huelga. Las forzaban a ello las largas horas de trabajo y las condiciones inhumanas. La policía, ante la manifestación clara, contestó con brutalidad y 120 de las trabajadoras murieron (ante el sucedo, dos años más tarde se crearía un sindicato para ellas).

De ahí en más la lucha fue larga y sigue siéndolo: el Foro Económico Mundial habla de 170 años para cerrar totalmente la brecha de género a nivel mundial.

 

Loading Facebook Comments ...

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.