Números romanos del 1 al 1000

Ser es contar y eso lo sabían hasta los antiguos. Contamos fichas, papeles, zapatillas, calles, remeras, lo que sea y a cada paso (que también es una cuenta). Sin darnos cuenta somos seres matemáticos por antonomasia. A continuación te presentamos los números romanos del 1 a 1000.

Sistema de numeración romana

Y pensar, se supone, que todo inició con campesinos dálmatas, etruscos e itálicos haciendo líneas o palitos, como tallos, en los árboles. Sí, el sistema de numeración romana es absoluto deudor de cómo contaban sobre todo los etruscos, una civilización que precedió y luego fue fagocitada por los mismos romanos (hubo reyes que eran etruscos o descendientes directos). De esa especie de marca básica a este sistema de numeración con cierta complejidad pasó un buen tiempo, hubo modificaciones y refinamientos.

Hay que decir que este sistema de numeración es de caracter aditivo. Sí, seguramente te habrás acostumbrado querido lector a utilizar números decimales que solo tienen una razón posicional. Sí yo pongo un nueve al lado de un nueve nunca diré dieciocho, a menos que quiera sumar, por lo general expresado con el +, sino simplemente son dos nueve. Los romanos, en cambio, van sumando letra tras letra, siempre precediendo por lo general la más grande; es decir, lo repetimos, se adiciona constantemente o se sustrae (aunque esa fue una invención posterior).

Cómo se usan los números romanos

Números romanos del 1 al 1000

Historia de los números romanos

Ya lo dijimos de algún modo: los romanos extrajeron su sistema númerico (como tantas otras cosas de distintas civilizaciones) de los etruscos. Los etruscos, sin embargo, utilizaban otros símbolos y además solían llevar lo aditivo a su máxima expresión. Ponemos un ejemplo: cuatro para ellos estaba formado por cuatro I, es decir, no sustraían. Esa clase de repitencia, ergo, se detendría solo ante el valor de un nuevo símbolo. Los romanos, en cambio, con el paso del tiempo no solo crearon propios simbolismos, sino aprovecharon el camino marcado por los etruscos y comenzaron a sustraer, que en definitiva es economizar en números romanos ¿Cómo lo hicieron? Muy simple: todos sabemos que el número romano de mayor valía antecede al menos, ergo, era cuestión, para sustraer, de cambiar el orden y poner el menor adelante. Si los etruscos y antiguos romanos señalaban el cuatro con cuatro I (IIII), los romanos harían el cuatro distinto: IV. Asimismo, también plantearon concatenaciones, lo que luego derivó en trabajos aritméticos básicos de suma y resta, con su corolario en la solución o resultado.

Este sistema de numeración fue utilizado sobre todo durante el imperio, siendo lo bastante proliferado en muchas capas sociales y llegando a muchas civilizaciones, algo bastante lógico ya que Roma llegó a ser un estado multiétnico enorme, que podía mostrar realidades sumamente diversas: desde Roma a Palmira había un universo de distancia.

Sea como sea, este sistema de numeración sobrevive hoy en día porque naturalmente siempre el hombre moderno y occidental se ha considerado grecorromano. Se sabe, se lo conoce como regla general; pero no se lo usa mucho. Forma parte de esos saberes que tienes, aunque su utilización es bastante minoritaria.

Loading Facebook Comments ...

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.